In Destacada, Reseñas

Autor: Gabriel Santander.

Editorial: Los libros del Malecón

En lo que respecta a la poesía que se escribe actualmente me parece que ocurren dos fenómenos literarios que merecen atención. Por un lado están los jóvenes que envejecen prematuramente, hijastros de lo más anodino del Barroco, que nos ofrecen incomprensibles e ilegibles pensamientos que ni siquiera alcanzan la categoría de poema, que escriben a lo bestia y defienden con fanatismo sus mediocres trabajos, y por otro lado, los que escriben un tipo de poesía donde se mezcla el humor con la antisolemnidad, donde se conserva aún la tradición de la poesía de corte conversacional o narrativa y donde se auxilian de distintos recursos, de tal manera que consiguen hacer de la poesía un género multidisciplinario y experimental, tal es el caso de SportCity (Los libros del Malecón, 2008) de un no tan joven Gabriel Santander.

13023712_1373113489381001_858826620_n

De entrada hay que decir que pocos son los autores que se atreven a dar una bienvenida a los lectores a sus libros. Lo anterior es un ejercicio donde no sólo se quebrantan las fronteras entre el libro y quien lo lee, conforme a varias lecturas de Foucault y su concepto de la muerte del autor, sino que además se le puede advertir al lector lo que va encontrar a continuación, de tal manera que se le otorga la libertad para continuar o para ahí mismo deshacerse del libro que tiene entre sus manos. Veamos: “Bienvenido lector/ Aquí vamos a hablar del aburrimiento/ De un ser en un día como hoy,/ Mencionaremos o no tu nombre,/ Eso no interesa,/ Lo único que importa/ Es que firmes con tu sangre de puerco o puerca/ Esta herencia/ Que más ofende a dios que a la familia” (“El puerco se comió un poema y se volvió poeta” pág. 9).

Yo soy de los que al leer poesía recuerdan un par de cosa de Paul Valery y su péndulo poético, que va de la sonoridad de la palabra al significado mismo para lograr la armonía, de Ezra Pound, quien acaso nos demuestra que la poesía es ante todo canto, y de Octavio Paz, quien retoma a los dos autores antes señalados y nos señala en su hermoso libro El Arco y la Lira que la poesía es ante todo contar, describir el mundo al que en ese momento se enfrenta el poeta, tomar un poco de luz u oscuridad y trasmitirla a sus lectores hasta hacerlos participes de una complicidad que se da entre autor y lector. Gabriel Santander lo consigue. La mayor parte de los poemas de Sportcity pertenecen a la tradición de la poesía de corte conversacional de la década de los sesenta, sin embargo, Gabriel Santander no se queda en un nivel tan básico y va por construcciones poéticas que en ocasiones son de una semántica cerrada en sí misma: “Insolente y deforme/ La invitación era el invitado” (“Estreno” pág. 17), hasta imágenes cinematográficas de violentas metafóras: “Dime amor/ Si no este valle de alacranes/ Es por eyacular en demasía” (“El rencor” pág. 13), hasta alcanzar una categoría que en la que muy pocos poetas mexicanos se atreven a nadar, la del humorismo: “La dentadura/ Que anoche/ Expulsó spray de luna por la boca/ Ahora, quisiera,/ Mordisquear las nalgas de quien viene” (“La incesante dulzura de tus nalgas” pág. 19).

Un libro del todo recomendable que pueden conseguir directamente con el autor.

Óscar Garduño Nájera
Óscar Garduño Nájera ha escrito en las revistas Replicante, GQ México, Opera Mundi, Forbes México, Crónica 13, Cuadrivio, Molino de Letras, entre otras, así como en distintos suplementos literarios, entre los que destacan Laberinto de Milenio. Participó en la Antología de minificciones “Alebrije de palabras”, editada por la UAP, así como en la antología “Tentación de decir” editada por la UNAM. Gusta de la comida china, odia parte de la literatura mexicana del siglo XXI, a Murakami, Bolaño, Benedetti y Sabines, entre otros, y comete faltas de ortografía por convicción y no por estupidez. Su novela ha sido rechazada en tres ocasiones, su libro de cuentos en una y su libro de ensayos concursa en un premio internacional, donde seguramente tampoco ganará.
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search