In Destacada, Reseñas

Autor: Manuel Abreu Adorno

Editorial: Siete vientos

Lo primero a destacar en este libro de cuentos del puertorriqueño Manuel Abreu Adorno es la originalidad. Cada uno de los once cuentos que componen el libro destacan por su precisión narrativa, por el oído altamente educado del autor y, claro, por la propuesta.

Sin temor a equivocarme me atrevo a señalar que cuando te enfrentas a cuentos como “para complacernos”, “sentirse, hallarse, ser” pareciera que la manufactura está a cargo del primer Julio Cortázar, aquel que gustaba del jugo con las palabras, los tiempos verbales y la música. Y no está de más señalar lo anterior, ya que Manuel Abreu Adorno es un autor de culto que en su momento fue admirado por el narrador argentino.

12516362_1297967480228936_386475392_n

Más sorpresas: aunque los cuentos que se nos presentan fueron publicados por primera vez en 1978 en Puerto Rico, uno puede abrir el libro, leer sin fijarse en la fecha de publicación, disfrutar la propuesta del autor y admirarse de la vigencia que tiene cada uno de los textos. Buen ejemplo de originalidad narrativa. Esa que no acepta épocas ni temporadas, esa que sobrevive al paso de los años y de las modas.

Llegaron los hippies (Siete vientos 2012) son de esos libros que aparte de ser buenos cargan su propia historia, como si de alguna manera se desprendieran de su autor para ir por el mundo contando una historia, su historia, paralela.

Durante muchos años el libro circuló en Puerto Rico, de donde es el autor, a manera de copias. ¡Se imaginan!: una gran propuesta de mano en mano, de lector en lector, hasta que el editor Daniel Parra Álvarez, quien dirige la editorial bilingüe Siete vientos (http://www.sietevientos.com), la cual nace en Chicago con un muy buen catálogo de autores, da con Manuel Abreu Adorno y se decide lanzarlo al mercado, rescatar a quien hasta entonces parecía habitar en aquellas papelerías donde se sacaban las copias de la primera edición del libro.

Hay distintas propuestas en el libro y todas son altamente valiosas para quien guste de los cuentos bien sopesados, aquellos que, como bolillos, deben tener los ingredientes necesarios antes de llevarlos a la mesa. Si se le admira desde una propuesta lingüística se comprobará lo difícil que es escribir sin ningún tipo de signo ortográfico y la exigencia que el autor pide del lector para que sea él quien construya la historia desde su propio ritmo de lectura. Si se le admira desde una propuesta narrativa comprobarán cómo las voces narrativas se pueden construir a partir de la fortaleza y la agilidad en el verbo, cómo en ocasiones una voz en primera persona nos puede llevar no sólo a la segunda sino a la tercera e incluso desaparecer en esos pasillos donde a cada paso nos encontramos con la pregunta de qué es lo que va a ocurrir.

No es tan fácil de encontrar libros así, por lo que usteded pueden entrar a la página de la editorial, enterarse de sus propuestas y contactarlos, estoy seguro que no se arrepentirán.

Óscar Garduño Nájera
Óscar Garduño Nájera ha escrito en las revistas Replicante, GQ México, Opera Mundi, Forbes México, Crónica 13, Cuadrivio, Molino de Letras, entre otras, así como en distintos suplementos literarios, entre los que destacan Laberinto de Milenio. Participó en la Antología de minificciones “Alebrije de palabras”, editada por la UAP, así como en la antología “Tentación de decir” editada por la UNAM. Gusta de la comida china, odia parte de la literatura mexicana del siglo XXI, a Murakami, Bolaño, Benedetti y Sabines, entre otros, y comete faltas de ortografía por convicción y no por estupidez. Su novela ha sido rechazada en tres ocasiones, su libro de cuentos en una y su libro de ensayos concursa en un premio internacional, donde seguramente tampoco ganará.
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search