In Destacada, Reseñas

Autor: Karl Ove Knausgård

Editorial: Anagrama

Es precisamente en la infancia donde Karl Ove sostiene su primer encuentro con ese mundo que apenas conoce, da la batalla, enfrenta a todo tipo de miedos, hundirse cuando nada, el miedo a la figura paterna, el miedo a la traición de los amigos, y es así como conforma las piezas de su primer rompecabezas infantil. Si infancia es destino, como lo afirma Freud, Karl Ove construye en esta novela una sucesión de secuencias narrativas sin orden cronológico, tal y como ha hecho con los primeros tres volumenes de los seis que conforman su ambicioso proyecto narrativo titulado Mi lucha, un descomunal ejercicio narrativo realista donde la autobiografía, sin caer en el narcisismo propio del novelista sin experiencia, sirve como marco a un autor que ya ha sido bautizado en Europa como el nuevo Proust.

13649696_1452835621408787_1571016586_n

Arrancamos en 1969 con un Karl Ove que recurre a las combinaciones de narradores en primera y en tercera persona, en un carrito que es empujado por su madre al nuevo lugar a donde llega a vivir en compañía de su familia: esos majestuosos bosques en la isla de Tromoya donde al parecer todo siempre está por ocurrir, envuelto en un halo de misterio como uno más de los escenarios predilectos de este autor noruego, quien incluso se ha visto envuelto en demandas de familiares por mencionarlos en su proyecto narrativo, y quien además ha jurado que luego de los seis tomos de lo que considera su magna obra narrativa no volverá a escribir.

Si uno espera encontrar en La isla de la infancia (Anagrama 2015) una historia lineal con uno que otro sobresalto justificado dentro de la misma trama no es el lector que espera encontrar Karl Ove, porque lo suyo es trabajar los recuerdos como una incipiente cascada cuyo torrente es tomado al paso, de manera caótica, sin ningún tipo de orden, insisto, tal y como ocurre cuando nos damos a la tarea de recordar nuestro pasado, pero sin faltar momentos realmente luminosos, de una redondez narrativa total.

Aún falta esperar la traducción de los tres tomos restantes de la obra, sin embargo, a partir de la lectura de los primeros volumenes, publicados también en Anagrama, ya podemos apreciar la calidad literaria de un autor que un día se propuso contar su propia historia tal y como se le presentara, y es así como conforma las más de seis mil páginas de los seis tomos, y es también que acaso este tomo es el más estructurado de los primeros tres.

Óscar Garduño Nájera

Óscar Garduño Nájera ha escrito en las revistas Replicante, GQ México, Opera Mundi, Forbes México, Crónica 13, Cuadrivio, Molino de Letras, entre otras, así como en distintos suplementos literarios, entre los que destacan Laberinto de Milenio. Participó en la Antología de minificciones “Alebrije de palabras”, editada por la UAP, así como en la antología “Tentación de decir” editada por la UNAM. Gusta de la comida china, odia parte de la literatura mexicana del siglo XXI, a Murakami, Bolaño, Benedetti y Sabines, entre otros, y comete faltas de ortografía por convicción y no por estupidez. Su novela ha sido rechazada en tres ocasiones, su libro de cuentos en una y su libro de ensayos concursa en un premio internacional, donde seguramente tampoco ganará.

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search