In Destacada, Reseñas

Autor: Héctor De Mauleón

Editorial: cal y arena

Pocos ejercicios acerca de la recuperación de la memoria histórica de una ciudad son tan estimulantes como este. No por nada tuvo tres reimpresiones en el mismo año de su primera edición (2015). De Mauleón ya nos había traído pasajes asombrosos de la Ciudad de México en otros dos de sus libros (El derrumbe de los ídolos y El tiempo repentino). La experiencia en este libro en particular se magnifica, pues el autor nos lleva en un viaje a través de seis siglos.

La primera crónica tiene lugar en el año de 1509, la última se sitúa en 2014. Sigue la tradición de cronistas como Artemio de Valle Arizpe, Salvador Novo, Tovar y Teresa. No sólo se trata de un autor con una curiosidad insaciable, logra, además, contagiarnos esa curiosidad y satisfacerla al mismo tiempo.

image

Algunos pensadores urbanos han considerado a la ciudad como un ente vivo, pues está en constante mutación, en renovación permanente, se ajusta a las necesidades de cada época y a los caprichos de esta. Por lo mismo, aquel edificio que vemos ahora, mañana puede desaparecer y una semana después veremos algo completamente distinto. Como ejemplo, la plaza de toros El Toreo tuvo como sede dos lugares y se fue para que centros comerciales ocuparan su lugar.

De Mauleón entiende esta dinámica, hasta cierto punto, inevitable. Las modificaciones hechas en la Reforma, los cambios producidos por el regente Hank González; la ciudad que quedó hecha fragmentos en el terremoto del 85; los últimos cambios de una ciudad inabarcable, en supuesto beneficio de sus habitantes. La irrupción del automóvil y todas las modificaciones que de ahí se derivaron.

Una mirada llena de nostalgia hacia el pasado. Todo el patrimonio arquitectónico perdido, y sin embargo, no deja de encontrar y mostrarnos hallazgos sorprendentes. La relación amor/odio del cronista-habitante con su ciudad. La investigación minuciosa en pos del detalle inusitado que pueda desatar una historia; todas las aristas cubiertas (calles, esculturas, personajes, edificios, estaciones del metro, anécdotas personales, recortes de periódico) para contar la complejidad de la urbe.

Voltear al pasado para entender el lugar en que se vive. Cómo se llegó a la situación actual, qué sucedió para que la ciudad se perciba de cierta manera. A lo largo de cuatrocientas páginas resignificamos una de las ciudades más caóticas del mundo, aprendemos a verla con otros ojos, la comprendemos mejor.

Moisés Navarro
Moisés Navarro. Guadalajara, Jal. Escribe crónicas y ensayos. Le gusta el basquetbol y por las mañanas escucha a Bruce Springsteen.
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search