In Destacada, Reseñas

Autor: Ramón Gil Olivo

Editorial: La casa del mago.

Me enteré hace poco del fallecimiento de Ramón Gil Olivo, un escritor y profesor universitario de cine que, sin duda, tuvo una vida difícil. En realidad no era tan viejo como aparentaba, estaba, como se dice coloquialmente, acabado. Según recuerdo no pasaba de los sesenta y cinco años.

Tomé un breve curso con él de lenguaje cinematográfico. Su conocimiento de cine en general y de literatura fantástica era muy amplio. Nos narró los orígenes literarios de películas como Alien, el octavo pasajero y nos regañaba por no haber revisado a ciertos cineastas fundamentales.

image

En una FIL encontré un par de libros suyos de cine (Cine y liberación y Ciencia ficción: historia e ideología). Libros con un lenguaje 100% académico, que sin embargo no carecían de interés. Uno abordaba el cine latinoamericano de los sesentas y setentas, aquel cine que pretendió inaugurar un lenguaje propio alejado del cine hollywoodense y del europeo, donde se explorarían las problemáticas de los países latinos e intentarían contarlas con pocos recursos (cámaras en ocasiones descompuestas, siempre al hombro donde esta se moviera según los movimientos naturales de las personas). El otro libro, explora el cine de género y la ideología detrás de este.

Militante de la liga comunista 23 de septiembre, se exilió al país de Polonia donde estudió cine y teatro, se enamoró de una polaca, quien lo utilizó para escapar de aquel país y en su regreso a México, la mujer terminó por esfumarse. Su ideología de izquierda se manifiesta en aquellos dos libros de cine que he comentado, así como en algunas de sus clases.

Tuve la fortuna de hallar un libro suyo en una Feria Municipal del Libro, en Guadalajara: El invicto, un pequeño libro de cuentos. Recuerdo, nos contaba, el cuento que da nombre al libro iba a ser adaptado al cine, como el primer largometraje del DIS. No sé qué sucedió con eso.

Es clara la influencia del cine en su libro de cuentos. Referencias al cine de la ola francesa, o a One Over the cuckoos Nest de Milos Forman ―por decir las más obvias. Abundan los personajes solitarios, abandonados a su suerte, acorralados, con pocas opciones, atrapados en lugares olvidados, alejados de la sociedad; ambientes insalubres, sucios, que aumentan la sensación de perdición de los personajes retratados en este compilado de cuentos.

Me parece que Gil Olivo ha tomado como inspiración numerosas playas de la costa colimense y de la jalisciense, en particular, de la Costa Alegre. La mayoría de sus cuentos se ubican en playas poco exploradas ―cuando menos en aquellos tiempos― por los turistas. Esos paisajes paradisiacos me resultan familiares y contrastan con las habitaciones descritas por Olivo, y por los sentimientos y motivaciones de sus criaturas.

Olivo utiliza un lenguaje sencillo que se centra en la acción, y sólo describe lo necesario para ambientar al lector. No es extraño este tipo de lenguaje debido a la cantidad de cine que había visto el autor.

El invicto no se trata un gran libro (algunos de los cuentos tienen finales muy previsibles) de un autor olvidado o desperdiciado o incluso ocultado intencionalmente por su pasado guerrillero y sus ideas izquierdistas. Es un libro de cuentos sin mayores pretensiones que contar historias entretenidas que en cierta medida reflejan el carácter del escritor.

Moisés Navarro
Moisés Navarro. Guadalajara, Jal. Escribe crónicas y ensayos. Le gusta el basquetbol y por las mañanas escucha a Bruce Springsteen.
Recent Posts

Start typing and press Enter to search