In Destacada, Reseñas

Autor: JULIÁN HERBERT.

 

Editorial: Random House Mondadori

Recién terminé “Canción de tumba”, empecé a imaginar la cantidad de novelas parecidas que tendré que leer los próximos meses.

Julián Herbert ganó con “Canción de tumba” el premio Jaén de novela. Motivo por el cual su obra ha adquirido más promoción en los medios de comunicación. Eso ya es motivo suficiente para que más de alguno empiece a escribir de forma parecida a Julián.

Por si fuera poco, “Canción de tumba” es de las muy escasas obras que justifican la obtención de un premio. Razón por la cual los críticos literarios hablan bien de la obra de Herbert -no todos los días se recibe un libro que gano premio y vale la pena-. A más de algún vivo,  ya se le ocurrió empezar a escribir de acuerdo a lo que en éste momento, gusta a la crítica literaria.

 

Power by WinArgentina at http://www.winargentina.com/

“Canción de tumba” se origina en una propuesta editorial de la revista Letras libres. En 2009 se les pidió a un grupo de escritores jóvenes que escribieran sus autobiografías precoces. El título del escrito con que participo Herbert fue “Mamá leucemia”. La anécdota que ahí cuenta es parte y da pie, a la historia presentada ahora. Estoy seguro que más de alguno, ya empezó a buscar en su historia familiar tema para novela.

“He procurado hacer un retrato a mano alzada de mi leucémica madre. Un retrato aderezado con reminiscencias pueriles, datos biográficos y algunos toques de ficción.”

El trabajo de Herbert se vuelve interesante por los ritmos que aplica a su historia. El uso de diferentes líneas de tiempo requiere poner atención a la narración, pues parte del pasado al presente, retoma momentos aún más lejanos, regresa al momento actual del protagonista -que es el futuro del primer presente-, y luego recicla el tiempo una vez más. Así, terminamos siguiendo la historia atrapados en tiempos distintos, pero, entrelazados. ¡Cuidado! No cualquiera logra llevar al lector a través del tiempo, una y otra vez. Ésta es la parte más difícil de imitar.

Herbert contara de adicciones y relaciones, de viajes físicos y mentales. De gente que pasa por su vida pero, se queda en su recuerdo. Descubrirá al lector los falsos escenarios que su madre armaba en cada ciudad que llegaba. Y hablara de la relación afectiva que todo hijo tiene ante su madre… amor y odio… aceptación y rechazo. El resultado es una historia, que juega con las emociones del lector.  Pero sale bien librada del chantaje emocional. ¿Resistirá algún imitador la tentación de caer en la cursilería del amor perfecto a mamá?

“Lo malo de ser el hijo de una puta es que, cuando eres niño, muchos adultos actúan como si la puta fueras tú”

En “Canción de tumba” se pueden encontrar las descripciones fuertes y directas de algunas situaciones sexuales. El lenguaje duro y explícito, sin adornos. Que contrasta con frases en momentos armoniosamente estructuradas, donde se saborea el oficio poético del autor. Ambos lenguajes, dan un ritmo exacto al realizar la lectura. No he leído a más de cinco que puedan lograr eso.

“…la presencia de las otras mujeres pintarrajeadas y chillonas cuyos gritos y obscenidades escuchaba al otro lado de la hilera de puertas que daban a los cuartos de fornicio: pinche puta culera culopronto lambegüevos jija de un pito blando si así como eres mamavergas fueras buena para lavarte la panocha.”

8 libros publicados, 5 premios recibidos… Julián Herbert no es un escritor improvisado que de pronto obtiene fama y reconocimiento; por el contrario, su escritura refleja trabajo… que un emulador de Herbert no podrá imitar… pero aun así, de seguro me tocara revisar… se felizzzzz!!!

Daniel Emilio Pacheco
Director Hojeando libros.

Colaborador de marcatextos.com, Radio Noticias 1070, C7 Jalisco, Jalisco Radio.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search